LA COLUMNA DE LUIS APARICIO



27-01-1966, extraído de SPORTS GRAFICO

Cuando llegué del norte el pasado año, manifesté mis intenciones de no volver a jugar en las Ligas Mayores. Había tomado esa determinación después de pensar bastante, después de tener un año malo debido a mis dolencias en una rodilla. En realidad, me sentía algo cansado y atraía mucho más la idea de integrarme definitivamente a mi hogar, a mi familia, a la patria. Junto con ello, me di cuenta que el anuncio de mi retiro no había sido de ningún modo noticia grata para el público venezolano que con tanta generosidad ha venido siguiendo mis ya largos años por las Ligas Mayores. Recibí centenares de cartas en las cuales se me planteaban toda suerte de argumentos para que desistiera de mi primitiva determinación. Aparte de ello, la presión de mis amigos, la consecuencia de mi familia y sobre todo la comprensión de quienes me rodean con especial afecto, me hicieron cambiar de parecer. Todos, asimismo, han coincidido en algo que yo tengo conciencia de que es efectivo: y es que puedo seguir jugando sin problemas en el Norte por dos o tres años más. Eso es lo cierto, porque además, ya estoy perfectamente bien de mis dolencias, tengo el mejor ánimo y, sobre todo, la seguridad de realizar una gran temporada. El hecho de que me haya sido rebajado el sueldo, no tiene ninguna importancia. En realidad, lo ha sido en una cantidad ínfima, si se considera mi bajo rendimiento anterior. Ello significa que aún se confía en mí y yo quiero responder a tan alta confianza. Creo que he hecho bien en resolver mi regreso al Norte. Aparte de que daré satisfacción a muchos fanáticos, tendré oportunidad de demostrar que aún puedo hacer buenas cosa; en el beisbol de Li-gas Mayores. Quiero, finalmente, hablar de una enojosa situación planteada a raíz de mi columna donde comenté los premios otorgados a los atletas nacionales del año 65. Una interpretación torcida se ha dado a cuanto dije de mi querido compañero y conterráneo Víctor Davalillo. Pero como la lealtad no está reñida con nada, quiero dar una satisfacción al amigo si es que nació algún sentimiento hacia lo que dije. Primero porque nunca señalé "conductas disolventes" en este atleta, como se insinuó en un programa de televisión. Sólo quise trasmitir mi experiencia al compañero que comienza a vivir sus días de gloria, conquistados en el center field y con el bate. Decir a Vitico que esos títulos deben recibirse con orgullo pero sin variar la conducta, es sólo reconocer sus cualidades de modestia que le hacen honor. Vitico es un gran atleta que goza de mi estimación y admiración. Y porque quiero para él todo el triunfo que merece es que me permití hablar de su futuro.





Proximo Evento

Eventos

No tenemos eventos programados proximamente

Efemérides de Hoy


No tenemos Efemérides registradas para hoy

Publicidad Izquierda

Boletines


Ir al Inicio