DAVE MCNALLY SOBRE EL PITCHEO

DAVE MCNALLY SOBRE EL PITCHEO

Para dedicarse a pichar, por principio de cuentas, generalmente tiene que poder lanzar la pelota con fuerza. Más para convertirse en serpentinero, debe obtener control. Control significa más que simple precisión. De cualquier modo, nadie tiene "control exacto"... no se trata de acertar a determinados puntos, sino de poner la pelota en cierta área en relación con el bateador y el plato. Pichar no es como disparar un rifle... mirar, y fijar las miras sobre el blanco y rozar el borde negro del plato. Pichar es cuestión de controlarse uno mismo, concentrarse, coordinar su cuerpo y controlar la situación. Es mantener la pelota bastante próxima o bastante retirada de los puños del bateador, para que no pueda tener todo el brazo de palanca que quiere. Y, al mismo tiempo, permanecer próximo a la zona de "estraic", de modo que no pueda reposar y esperar que uno se derrote solo. Cuando los bateadores son de grandes ligas, todo esto es más o menos tan fácil de controlar como un motín regular. Pero puede hacerse. No hay un lanzamiento que pueda ser recetado a cada serpentinero, tal como no existe una posición de bateo normal para cada uno. Juan Marichal levanta un pie a gran altura y se echa hacia atrás. Algunos pícheres hallan que tienen mejor control cuando casi no hacen ningún movimiento previo de brazos. Lo principal es encontrar su sistema natural, y esperar y trabajar para mantenerse en él. El picheo también se parece al bateo en que una mala racha es principalmente resultado de haberse salido del surco y el mejor modo de salir del hoyo es seguir lanzando. Un buen coach puede ayudarle a descubrir errores graves. Luego, es cuestión suya practicar para sentirse bien. Un médico me dijo una vez que la mejor forma de que un lanzador comience bien en la primavera lo más fácil sería atrapar elevados y devolver la pelota de manera natural, sin pensar siquiera en pichar al plato, y después entrenar con más y más empeño, lanzando desde allí. No obstante, pueden establecerse ciertos lineamientos para un envío. Éstos son algunos de ellos:

  1. El ángulo del antebrazo respecto al piso cuando está adelantándose el brazo de pichar, variará mucho de un serpentinero a otro, y aun de un lanzamiento a otro. El picheo sobre el brazo significa que el antebrazo está perpendicular al suelo. "Tres cuartos" quiere decir que el antebrazo avanza a un ángulo de 45°. Por un lado del brazo significa que el antebrazo está aproximadamente paralelo al piso. Todos estos lanzamientos diferentes pueden ser efectivos. Pero el brazo, del codo al hombro, siempre debe estar paralelo al piso al ser soltada la pelota. Intente lanzar una pelota con el brazo arriba o abajo de la horizontal. De ese modo no se obtiene potencia suficiente del brazo. A menudo, cuando estoy fuera de forma, es porque estoy violando este lineamiento... en forma temporal.
  2. El cuerpo debe permanecer compacto. Mucha agitación alrededor de los brazos y las piernas puede parecer importante, pero tiende a disipar su poder... a dejar escapar mucho del vapor que debería estar poniendo atrás de la pelota. El lanzamiento de una pelota de beisbol es como batear una de ellas en cuanto a que un movimiento breve, cerrado, es mejor que uno largo y suelto; como en todo, mientras menos movimientos inútiles se hagan es mejor. Observe a Marichal o a Vida Blue o a cualquier otro que tenga un movimiento relativamente grande, y verá que todo su bombeo y su alzamiento de pierna está organizado en forma compacta... enfocado de manera comprimida en la misión de impulsar la pelota en su trayecto más preciso posible hacia el plato.

Al soltar la pelota, equilibro mi peso sobre ambos pies, en forma de poder dirigirme en cualquier dirección en busca de planchas o pelotas "machacadas".

  1. Una extensión del punto 2: no se "abra" demasiado pronto. Esto es, al dar el paso hacia el bateador, no le presente demasiado pronto el frente de su pelvis. El "abrirse" desvía algo del movimiento de su cuerpo de la línea de picheo .. . tal como avanzar en sentido oblicuo, en vez de en línea recta hacia el lanzamiento, disipa la fuerza de las caderas del bateador.
  2. La parte más importante de la acción de sus brazos es de la oreja hacia adelante. Algunas ocasiones puede "echar la mano atrás para algo adicional" para una gran pichada, figurativamente, pero lo adicional proviene en realidad de "latiguear" su brazo hacia adelante con un poco más de fuerza. Allí es donde está su velocidad y su giro: en ese "latigueo" hacia adelante que principia en el momento aproximado en que la pelota pasa junto a su oreja. Si empieza a forzar un lanzamiento desde muy atrás de su cabeza, sólo se pondrá tenso y perderá brazo de palanca.
  3. Siempre haga el acompañamiento. Es una buena idea, cuando sea posible, terminar en una buena postura para fildear, con el peso equilibrado por igual de modo que pueda moverse en una u otra dirección tras una pelota bateada hacia el montículo. Pero una excelente manera de garantizar un mayor número de pelotas bateadas secamente hacia la placa de picheo, o mucho más lejos, es concentrarse tanto en la posición de fildeo que se detenga en fauna abrupta, omitiendo el seguimiento. Allí es donde tiene que impulsar esa pelota, al frente... y si hace una detención súbita después de soltarla, significa que ha comenzado a aflojar antes de soltarla.

 

Sacado del Libro BEISBOL por los Editores de Sports Illustrated, 1981