BEISBOL Y BARAJITAS EN VENEZUELA



En nuestro país el béisbol se inicia hacia mediados de 1895 en Caracas, cuando un grupo de jóvenes comenzó las prácticas de este novedoso deporte. Su inicio oficial tiene lugar el 23 de mayo de 1895, en los terrenos ubicados al norte de la Estación del Ferrocarril Central, con un encuentro en el que se enfrentaron dos de las novenas del Caracas Baseball Club. El juego fue anunciado públicamente por la prensa capitalina y muy bien documentado en la revista El Cojo Ilustrado. En Venezuela también se dio el "boom" de las cigarreras a finales del siglo XIX, imprimiéndose un número importante de series de barajitas; pero ninguna de ellas, de acuerdo con la información disponible, estuvo dedicada al béisbol. En El Nuevo Diario, importante rotativo caraqueño, el  1 de junio de 1915 se reporta que el 31 de mayo de 1915 Industrial Cigarrera lanzó al mercado los Cigarrillos Libertadores. El 2 de julio de ese año, el mismo diario informa al público sobre la distribución de una serie de 25 barajitas dedicadas a los toros. En 1916, durante el apogeo de la rivalidad entre los equipos Samanes, Girardot e Independencia y como publicidad de sus cigarrillos Libertadores y de otras importantes empresas comerciales de la época, Industrial Cigarrera edita una nueva serie de barajitas, pero esta vez dedicadas al béisbol. Estas barajitas, sin numeración, se imprimieron en blanco y negro, sobre papel y con unas dimensiones de 88 x 58 mm. La barajita tenía la forma de un pequeño elíptico o librito de dos hojas  diseño muy común en esos años en el cual se incluía además de la fotografía del jugador, el nombre del equipo y la información relativa al producto promocionado.

Es importante resaltar que la compañía fomentaba la idea del coleccionismo ya que por el simple hecho de reunir 25 barajitas distintas, Industrial Cigarrera otorgaba premios a las personas que lo lograran.

Después de la serie de Industrial Cigarrera en Venezuela se han editado, según la información disponible, 28 series. Estas series están compuestas por más de6500 barajitas clasificadas en tres periodos. El primero de ellos es el de las Series Clásicas, conformadas por las barajitas publicadas desde 1916 a 1948: el segundo corresponde a las llamadas Series de Cartón, comprendida entre 1959 1970: y el último correspondiente a las Series de Papel,  puestas en circulación desde 1968 hasta 1992, siguiendo la subdivisión sugerida por Rafael Lairet y Gilberto Gil en el Catálogo de Barajitas Editadas en Venezuela, actualmente en proceso de publicación.

Las barajitas editadas en Venezuela tienen un valor económico que oscila entre 250 y 2.500.000 bolívares, dependiendo de su rareza y estado de conservación. Puede decirse que este valor económico es sólo uno de los aspectos que puede hacer importante una barajita o una colección. La otra valoración es aquella derivada del hecho de que ellas forman parte de la historia del país. Coleccionarlas de forma adecuada contribuye a conservar la memoria deportiva venezolana. En estos casos, de equipos y jugadores que hicieron hacen y harán las delicias de los amantes del béisbol. Pero además,  su observación le permite al coleccionista revivir hechos pasados que constituyen "momentos estelares" en este deporte.

Tomado de la revista El Coleccionista, No1, Nov. Dic., 1996





Ir al Inicio